Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 19 de abril de 2012

HIPÉRICO: La Hierba de la Felicidad. Cuando necesitamos una ayuda en situaciones difíciles


Esta entrada va dedicada a mi amigo Rafa, buen consumidor de hipérico desde hace algún tiempo y que, por cierto, dicho por él, le sienta bastante bien. Pero el otro día después de unas copitas se atrevió a confesarme sus dudas sobre  “si no será el hipérico un placebo”. ¡Ahí me tocó bien hondo!, ¡no hay cosa que me de más coraje que piensen que la fitoterapia es un placebo! Y le expliqué lo siguiente:

El mecanismo de acción del hipérico, también llamado hierba de San Juan debido que suele florecer el 24 de junio festividad de San Juan Bautista, ofrece varias interpretaciones: hay pruebas realizadas en ratas que demuestran la inhibición de un 50% en la recaptación de la serotonina. Otros experimentos in vitro demuestran la inhibición selectiva de la hipericina de la enzima monoaminooxidasa MAO, encargada entre otras funciones de la degradación de la Serotonina. En definitiva, lo que nos interesa del hipérico es que aumenta los niveles de serotonina: la hormona de la felicidad.

   
¿Por qué y cuándo es efectivo el hipérico? 




El hipérico es muy efectivo en situaciones de depresión y ansiedad de grado leve a moderado y , sobre todo, que obedezcan a una causa determinada.  Esto implica situaciones caracterizadas por mal humor, dificultad para dormir, cansancio generalizado, falta de ganas e interés, palpitaciones del corazón, síntomas de la menopausia,  y hago una mención especial a la ansiedad por la comida, ya que este tema interesa mucho, y en mi experiencia como dietista me da muy buenos resultados.
Estos casos de ansiedad y depresión por una causa determinada están normalmente conectados con episodios que van desde lo más nimio, como una mudanza, hasta lo más grave, como la pérdida de un ser querido; pasando por otros intermedios como acoso laboral, problemas con los hijos, disputas familiares... ¿qué os voy a contar?, la vida misma.
Bueno pues, en estas situaciones, la descarga de adrenalina, la hormona que nos mantiene en tensión, que nos prepara para el ataque, la tenemos bien alta. Y si la adrenalina está alta, la serotonina tiene que estar baja, ya que son contrarias: una nos prepara para el ataque; la otra, para el descanso y la relajación. Aparte de aprender a controlar nuestras emociones podemos ayudarnos con el hipérico, ya que éste restablece nuestros niveles de serotonina y nos aleja de los estados de depresión y ansiedad. 

    Posología e Interacciones
El hipérico se encuentra en farmacias y herbolarios en planta para preparar infusión, forma que no aconsejo ya que hay que ser constante y regular en la toma, y de las infusiones terminamos cansándonos.
En extracto fluido, que puede ser hidroalcohólico o glicerinado, y en comprimidos o cápsulas. La dosis ya depende del laboratorio, debido a la concentración que le dé.
Lo que yo suelo recomendar es: en extracto fluido: 15 gotas por la mañana y mediodía, 30 gotas por la noche; en comprimidos o cápsulas: 1 comp por la mañana y mediodía , 2 comp por la noche.

Hay que ser constante y no esperar un efecto inmediato, suele tardar entre 3 a 10 días en hacer efecto.

El hipérico interacciona con otros antidepresivos con similar mecanismo de acción y, como ya hemos dicho, funciona muy bien en depresiones de leves a moderadas y sin tratamiento. En medicamentos para el tratamiento del VIH, y en anticonceptivo orales, en estos resta eficacia.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario